En el contexto actual, la sociedad mexicana requiere formar ciudadanos desde una visión intercultural, que de suyo incluye la inclusión bajo los principios de respeto y reconocimiento al otro, justicia, igualdad y equidad, con responsabilidad social y colaboración. Ello implica que la comunidad educativa comprenda el significado de inclusión y educación para todos, a efecto de dar cumplimiento al principio de “no dejar a nadie atrás”.